El niño de la escuela especial y los profesionales intervinientes”

Lic. Maria del Carmen Furnari

Alguna de las contribuciones que pensamos relevantes para reflexionar sobre el contexto de la escuela especial, implica la posibilidad de establecer un marco teórico general para pensar a la familia con su hijo con discapacidad; las alternativas vinculares con el niño y los profesionales intervinientes.

Los profesionales intervinientes, desde el campo educativo son:

médica, estimuladora temprana, fonoaudióloga, psicopedagoga, psicóloga, terapista ocupacional, kinesióloga ( cuando se puede contar con el profesional en el equipo) asistente social, maestras/os,( los de la escuela especial, como los de las escuelas con las que se trabaja la integración) y supervisoras/es.

Es decir todos aquellos que intervienen tanto en el proceso de aprendizaje como en el tratamiento de rehabilitación, en tiempos y espacios individuales y/o compartidos, en instituciones públicas o privadas.

Es necesario aclarar de antemano que tanto el niño y su familia como los profesionales, constituyen entramados de vínculos y subjetividades que definen posicionamientos singulares.

Alfredo Jerusalinsky en su texto “Psicoanálisis en problemas del desarrollo infantil” sostiene que en el trabajo con niños con necesidades especiales, las actitudes y los sentimientos de los “otros” padres o quienes cumplan con la función simbólica, tienen una influencia casi decisiva en el tratamiento más allá de la enfermedad que lo afecte o del límite que su déficit le trace.

Asimismo abre interrogantes sobre la práctica clínica, entre lo que el deseo terapéutico pone en juego y lo que resulta viable hacer con el sujeto.

¿Cómo operar para que se pueda sostener y hacer circular un orden simbólico cuando hay un real que irrumpe cortando toda significación o re-significación?

¿Cómo hacer para que aquello que leemos desde la demanda del tratamiento pueda ser desarrollado?

Por último, afirma que lo que permite que el deseo se constituya es el hecho de que Otro coloque en juego una marca, y esa marca es del orden del lenguaje. Lenguaje como estructura que captura al sujeto y lo sitúa en relación con la cultura.

En esta ocasión nos interrogaremos sobre el “rol del psicopedagogo y sus posibles intervenciones”. Si bien es cierto que el psicoanálisis no puede ofrecer un método educativo, puede sin embargo, dentro del contexto de la escuela especial, hacer frente a las tensiones a que queda sometido, entre la demanda social de adaptar al sujeto, y la demanda que desde los padres y el niño, exige al mismo tiempo provisión del conocimientos y desciframiento de un destino.

Planteada la problemática, nos resulta necesario desde el campo de la psicopedagogía, señalar la importancia de la función estructurante de la escuela, sin excluir los nuevos desafíos que la sociedad le demanda.

Y como profesional, permitirnos la ruptura epistemológica de conceptos que obturan la inclusión de nuevos paradigmas sobre la educación especial, replanteándonos interrogantes acerca de nuestra función como por ejemplo:


¿Cuál y cómo es la inclusión del psicopedagogo en la escuela especial?

¿Cómo construye prácticas psico-pedagógicas enmarcadas en enfoques teóricos?

¿Qué representaciones intervienen a la hora de diagnosticar?

¿Cómo construir desde la interdisciplina dispositivos de intervención?

¿Cómo define y sostiene su posicionamiento teórico en los espacios de supervisión con otros profesionales?-

¿Qué indicadores tiene en cuenta el psicopedagogo para evaluar las dificultades en el aprendizaje?